Dejar nuestra moto sin funcionamiento durante muchos días, meses o incluso años puede tener consecuencias negativas si no tomamos algunas precauciones. ¡Te dejamos algunos consejos para que tu moto se mantenga parada en las mejores condiciones!

Garaje interior

Guárdala en un garaje interior limpio, seco y con temperatura media

El lugar dónde guardaremos la moto es importante que sea un espacio limpio, seco y con una temperatura media, idealmente en un garaje interior.

La lluvia tiene efectos negativos sobre la pintura, esta agrava su deterioro poco a poco. Por otra parte, el asfalto acumula suciedad la cual se levanta al llover atacando así a la carrocería de nuestra moto. Otros elementos como las heces de los pájaros tienen un efecto tóxico y corrosivo o el barro que ayuda a perpetuar la humedad en el vehículo. De igual modo que la exposición prolongada al sol puede decolorar la pintura, las altas temperaturas recalentar el motor o las más bajas temperaturas ser dañinas para la batería.

La lluvia, el sol, la humedad y temperaturas extremas son algunos de los enemigos meteorológicos a los que se enfrentan nuestras motos cuando las dejamos en el exterior. Pero dejarla en la calle también quiere decir exponerla a vandalismos o robos. Si por la razón que sea no puedes refugiarla, siempre te quedará la tranquilidad de proteger tu moto con Mapit, que te avisará de cualquier golpe o movimiento sufrido en tu motocicleta.

Realiza una limpieza a fondo antes de guardarla

Antes de dejar la moto parada durante un tiempo, te aconsejamos guardarla lo más limpia posible. Podemos aprovechar el tiempo libre para limpiarla a fondo y hasta las zonas de más difícil acceso dónde normalmente no limpiarías y se va acumulando suciedad durante meses o años.

Idealmente empezaríamos la limpieza con la moto en frío y en la sombra. Utilizando una esponja en agua y jabón, pero teniendo la precaución de tapar el tubo de escape. También, podríamos utilizar desengrasante en algunas zonas o productos específicos para llantas. Finalmente, la enjuagaríamos con una manguera.

¡Pero ojo porque no está permitido el lavado de vehículos en la vía pública! Al no poder acudir a un centro de lavado, si no disponemos de un espacio adecuado podemos utilizar un paño húmedo para quitar el polvo, toallitas especializadas u otros productos que permitan la limpieza en seco.

Por último, la secaremos con una bayeta y acabaríamos por un abrillantado con cera para dejarla reluciente.

Deja la cadena engrasada después de lavarla

Debido al uso de detergentes y desengrasantes durante el lavado, la cadena puede exponerse a una mayor posibilidad de oxidación. Igualmente, al estar un tiempo parada lo más recomendable será engrasar la cadena, con un spray por ejemplo (específico para cada cadena), para evitar su agarrotamiento y asegurar así una mejor conservación de la motocicleta.

Protégela con una funda protectora

Finalmente, ya podremos guardarla con una funda protectora o algo que pueda protegerla del polvo, humedad y demás.

Es importante que esta sea de fibras naturales que la protejan del polvo pero que al mismo tiempo permitan la transpiración. Del suelo siempre sale humedad y más en los sótanos, garajes, etc. Si cubrimos la moto con una funda no transpirable estamos creando un invernadero donde condensaremos la humedad.

Libera las ruedas del contacto con el suelo con caballete central o elevador

Para el correcto mantenimiento de los neumáticos lo ideal será liberar las ruedas del contacto con el suelo. Un caballete central o elevador y no la pata de cabra será la solución para evitar causar deformaciones y otros daños al cabo del tiempo.

Es un buen momento para revisar la profundidad de los dibujos de los neumáticos, su deterioro o la presión de estos de acuerdo a las recomendaciones de cada fabricante. ¡Para tener una moto preparadísima para la vuelta a la carretera!

Consulta el manual y si puedes, desconecta la batería

Uno de los elementos que más sufre de un vehículo durante un parón es sin duda la batería. El consumo invisible que causan pequeños componentes de la motocicleta pueden agotar la batería hasta dejarla irrecuperable si dejamos pasar un largo periodo de tiempo.

La durabilidad dependerá de cada batería, pero si tenemos la posibilidad, lo mejor que podemos hacer, es desconectar la batería para dejarla aislada del sistema eléctrico. Recomendamos consultar el manual de la motocicleta previamente ya que algunas desprograman funciones cuando se quedan sin batería.

Si no pudimos desconectar la batería podemos devolverle su capacidad inicial (no su carga completa) con la ayuda de un cargador externo.

Revisa los líquidos (aceite, refrigerante…) al ponerla en marcha

Para la puesta en marcha será importante revisar que los niveles de aceite estén de acuerdo a las recomendaciones del fabricante. Así como el líquido de frenos o el anticongelante.

Mira los kms por si te toca una revisión con tu taller antes de volver

¿Ya has mirado cuántos quilómetros tiene tu moto? ¿Cuánto hace que no pasas una revisión con tu taller?

Si tienes la aplicación de Honda Mapit podrás mirar cuántas semanas te quedan para la revisión y pedir cita a tu taller oficial Honda con tan solo unos clics.

Ahora ya sabes cómo no abandonar tu moto, aunque la tengas que dejar un tiempo sin circular.