image for postMapit está reinventando la relación entre los conductores y sus motos a través del uso de la Internet de las Cosas (IoT por Internet of Things en inglés). Gracias a las tecnologías propietarias de Mapit las motos tienen un “cerebro” que permite un diálogo sin precedentes: avisa a su dueño cuando las motos sufren un golpe (por ejemplo, en caso de robo); permiten compartir la ubicación de la moto con quien se desee…etc. Como explicamos en nuestra página web, la parte esencial de nuestra solución es un geo localizador, y una aplicación para rastrear la moto.

Las posibilidades de este nuevo cerebro todavía están por descubrir y no pasa un día sin que algún cliente nos haga alguna sugerencia nueva de cómo usar IoT. Todos hemos oído hablar de IoT, y probablemente la hemos incorporado en algún aspecto de nuestras vidas, pero está claro que queda mucho por camino por delante ya que no cabe duda que el campo de posibles aplicaciones es muy amplio. IoT utiliza una serie de tecnologías que permiten conectar objetos a una red para que la experiencia al utilizarlos sea más completa, cambiando así el lenguaje del diseño de los productos. Ahora, a través de un producto (como por ejemplo una moto) no solo se ofrece la funcionalidad tradicional (en este caso de transporte) sino que la experiencia aborda otra dimensión con infinitas posibilidades. Vemos que cada vez se focaliza más la atención en la experiencia al usar el producto, que en el producto en sí. Desmarcándonos del sector de transporte por un segundo, el caso de “Nest Learning Thermostat” es un buen ejemplo de esta revolución. Es una empresa que tras observar que como media sus clientes cambiaban la temperatura del termostato 1500 veces al año, decidieron crear un sistema inteligente mediante el cual se podía controlar la temperatura desde el teléfono y que tenía capacidad de aprender y anticipar las necesidades de sus clientes. Más adelante se ofrecieron funcionalidades más avanzadas, ya que el teléfono no solo se conectaba al termostato, sino que también se podía controlar la luz, cerrar puertas…etc. La siguiente etapa vino cuando los productos empezaron a interactuar entre sí, automatizando varios procesos. Ya vemos que IoT transforma objetos tradicionales en objetos inteligentes que interactúan entre sí para dar una experiencia mejorada a sus usuarios. Para ello, la principal “varita mágica” es nuestro Smartphone.

Hay 3 conceptos clave que definirían esta revolución según ha dicho recientemente el Prof. Sanjay Sarma fundador de IoT. En primer lugar, conectividad: los objetos se pueden controlar a través de un teléfono, o un ordenador. De esta manera, una moto se puede encender desde tu iPhone. Aunque esto es sorprendente, se podría argumentar que carece de utilidad: ¿para que encender una moto a través de mi teléfono cuando lo puedo hacer directamente? Esto nos lleva al segundo concepto: reclutamiento. Los objetos no están solo conectados a un Smartphone, sino que se pueden conectar entre sí también para obtener mejor funcionalidad. Esto abre un mundo de posibilidades: nuestra moto se puede comunicar con otras motos, con una gasolinera, con el RACC tras un accidente o con otros usuarios. Pero una vez están conectados, ¿qué servicios ofrecen? Un tercer concepto fundamental es el de inmersión: permite que las cosas pasen “mágicamente”. Al conectarse con otras motos puede ofrecer las mejores rutas, al conectarse con gasolineras puede informar-nos del mejor precio, o que debemos parar a poner gasolina, al conectar-se con el RACC le puede mandar nuestra ubicación tras un accidente, y al estar los usuarios conectados entre sí se pueden alquilar las motos entre ellos.

A medida que los proyectos de “Smart Cities” que se están empleando en ciudades de todo el mundo vayan avanzando, tener un dispositivo como Mapit en la moto permitirá a los usuarios estar conectados en todo momento: con sensores inteligentes para encontrar parking, que te avisen cuando los niveles de contaminación son elevados y no debes coger tu moto o conectando-te a plataformas de alquiler de motos.

Donde nos van a llevar las tecnologías de Mapit en último lugar está por saber y, en gran medida, dependerá de nuestros clientes estrella. Lo que es seguro es que Mapit está en medio de la revolución IoT y que esperamos ayudar a construir un mundo mejor.